lunes, 29 de abril de 2013

AHT Gelditu denuncia el replanteamiento de la obra del TAV en Navarra

AHT Gelditu Elkarlana ha ofrecido hoy una rueda de prensa en Iruñea. En dicha comparecencia se ha denunciado el replanteamiento de la obra del TAV en Navarra. Si la semana pasada fueron Aralar (mediante Txentxo Jiménez) y la Fundación Sustrai los que denunciaron estos hechos, hoy la Coordinadora contra el TAV ha exigido la paralización de las obras del corredor navarro de alta velocidad antes las grandes dudas existentes en el Ministerio de Fomento y en el Gobierno de Navarra en lo que se refiere a las conexiones ferroviarias entre Zaragoza y Castejon y la que conectaría Pamplona con la Y vasca. También podemos leer esta noticia en Diario de Noticias y GaraSin más os dejamos con el texto leído en dicha rueda de prensa.

Dos tramos del TAV en Navarra se vienen abajo.
Aún así el Gobierno de Navarra sigue empecinado en construir
el tramo del TAV entre Castejón y Campanas.

El 8 de abril, el Ministerio de Fomento junto con el Gobierno de Navarra realizaron una rueda de prensa tras la reunión mantenida en Madrid entre Yolanda Barcina y Ana Pastor, actual ministra de Fomento. En este comunicado, el Gobierno de Navarra afirmaba que se continuaba con la construcción del tramo de TAV entre Castejón y Campanas, único que actualmente tiene un acuerdo financiero con Fomento, anunciando que se continuaba con el proceso de exposición pública de los subtramos Villafranca - Olite, y Olite-Tafalla.  Al mismo tiempo, en este comunicado se decía lo siguiente: “Este nuevo trazado (de Castejón a Campanas) se conectará con el resto de la red, en una primera etapa temporal, a través de la utilización al máximo de las vías existentes, haciéndolas compatibles con la circulación de trenes en ancho internacional o UIC. Ello permitirá que Navarra se integre en los ejes ferroviarios europeos sin fractura de carga". 
 
Jerga técnico-política, que hemos intentado interpretar contrastando y ampliando lo que viene a decir este comunicado. La traducción es un poco más sencilla: la pretendida construcción de una línea ferroviaria de Alta Velocidad entre Zaragoza y Castejón no se va a llevar a cabo. Igualmente, la pretendida conexión en Alta Velocidad entre Pamplona y la Y vasca tampoco se va a construir. De hecho la conexión con la CAV sería en Vitoria y no con la Y vasca en Ezkio-Itsaso. El único tramo del enlace ferroviario de Alta Velocidad entre Zaragoza y la Y vasca que se pretende construir es el tramo entre Castejón y Campanas. El único para el que se firmó, en 2010, un convenio de financiación entre el Gobierno de Navarra y el Ministerio de Fomento. Concretamente entre Miguel Sanz, Alvaro Miranda y Pepe Blanco, los tres actualmente imputados por diferentes casos de corrupción.

Es decir, se pretende mantener las líneas convencionales actuales, en ancho ibérico, con la posible intención de, en el futuro, incorporarles un tercer raíl con estándares UIC (ancho europeo). Una incorporación que actualmente viene a costar algo más de dos millones de euros por kilómetro. Y sin embargo, en el tramo entre Castejón y Campanas se mantienen las obras de construcción de una nueva línea que responde a los estándares de un tren de Alta Velocidad. En este caso, aparte del enorme impacto en el territorio que supone la construcción de un nuevo trazado, el coste del kilómetro ronda entre los once y quince millones de euros, según el terreno por el que transcurra. La defensa de este proyecto por parte del Gobierno es previsible, ya que se apunta en este mismo comunicado: este nuevo trazado se conectará con el resto de la red a través de las vías existentes (ancho ibérico) solo “en una primera etapa temporal”. Tratan de vender humo. La construcción de nuevos trazados en el resto de la conexión se ha venido abajo. El Ministerio de Fomento tiene una deuda de más de 50.000 millones de euros y el Gobierno de Navarra, tras el expolio, no anda mejor.

Dijo Shakespeare que Navarra asombraría al mundo, asunto bastante difícil actualmente. Pero al menos el Gobierno de Navarra lo intenta: pretende construir la línea de TAV más corta y absurda del mundo. Una cicatriz de cemento en Navarra de unos 60 kilómetros que se conectaría al norte y al sur con la actual vía convencional, quizás mejorada y con un tercer raíl. Una isla entre Zaragoza y la CAV.

Si con las obras del pantano de Itoiz y el canal de Navarra, el circuito de Los Arcos, la ampliación del aeropuerto de Noáin o el pabellón Reyno Arena no hubiésemos aprendido nada quizás nos debieramos callar. Sin embargo, no podemos sino preguntarnos porqué el Gobierno de Navarra continúa empecinado en construir una nueva plataforma ferroviaria entre Castejón y Campanas. ¿Para qué? ¿Para quién? ¿Qué “favores” hay que devolver? ¿A qué parte del sobredimensionado y poderoso sector de la construcción?

A lo que hay que sumarle el proceso ya en marcha para construir una nueva estación ferroviaria y una nueva urbanización en la zona de Etxabakoitz. Asunto que ha sido acogido con entusiasmo ferviente por el actual consejero de Transporte del Gobierno de Navarra Luis Zarraluqui. Todo es y ha sido opaco en este proyecto, pero dicen que la mierda sale a flote. Ante todo esto, desde AHT Gelditu! Elkarlana exigimos la paralización inmediata de las obras y del proyecto de una línea ferroviaria de Alta Velocidad en Navarra, al igual que de las obras de la Y vasca en la CAV. En estas circunstancias estas macroinfraestructuras son si cabe más absurdas, inviables e insostenibles, por ello hacemos un llamamiento a seguir luchando por la paralización definitiva de todas las líneas de alta velocidad en Euskal Herria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada